PORCINO NACIONAL

Porcino nacional, fortalezas y amenazas

En los últimos años, se está produciendo un notable crecimiento del sector porcino en Aragón y en España. Lo que está llevando a que esta Comunidad Autónoma se iguale con Cataluña. O incluso la supere en algunos momentos, como la principal productora de porcino en nuestro país.
O que España supere a Alemania como líder en esta ganadería en la Unión Europea (UE). Varios son los motivos para esta circunstancia, y en ningún momento podemos achacarlo a la casualidad.
Aragón

Por un lado, en Aragón tenemos un amplio territorio en el que se puede. Tanto realizar la construcción de las instalaciones cumpliendo con las distancias que marca la normativa. Como disponer de superficie agraria que aproveche los estiércoles producidos en estas instalaciones.

En este sentido, hemos visto cómo las granjas de porcino se han ido expandiendo por todo Aragón. Pasando de las zonas tradicionales a zonas en las que la actividad fundamental era la agricultura. Por otro lado, la diversidad en los modelos de negocio dentro del sector, con empresas integradoras.  Con ganaderos “libres” y modelos cooperativos, hacen que el ganadero de porcino cuente con un amplio abanico de elección a la hora de desarrollar su actividad.

La rentabilidad que en los últimos años está ofreciendo el porcino frente a otras ganaderías también es un aliciente a la hora de apostar por él. Teniendo en cuenta las escasas opciones existentes a la hora de optar por una actividad en el medio rural. Paralelo a este incremento en el número de plazas de cebo de porcino. Tanto por la construcción de nuevas granjas como por la ampliación de las ya existentes, se ha producido una serie de mejoras tanto en la genética de los animales.

Como en el manejo y alimentación de los mismos, que ha hecho aumentar el número de lechones producidos y el consiguiente aumento en los kilos de carne puestos en el mercado.

Estancamiento del consumo

Este hecho, unido al estancamiento en el consumo de este tipo de carne, genera que la exportación sea una salida fundamental para la rentabilidad del sector. La búsqueda de nuevos mercados y la consolidación de los ya existentes es una actividad constante en el sector. Esta actividad exportadora requiere de empresas con la dimensión necesaria para hacerlo. Algo que está presente en el sector, y de un sector productor altamente profesionalizado y con un producto con una exigente trazabilidad.

Abundando en el sector productor podemos destacar las mejoras realizadas en las instalaciones porcinas tanto de producción de lechones como de engorde de los mismos. Que las sitúan como punteras a escala mundial.

La exquisita bioseguridad en las granjas ha reducido al mínimo los problemas sanitarios, y la elevada formación del ganadero permite un manejo óptimo de los animales y una gestión integral de la explotación.

No obstante, el sector porcino se enfrenta a amenazas que pueden afectar a este desarrollo sostenido. Las incertidumbres ante los cambios normativos que puedan afectar al sector. En cuanto a instalaciones, bienestar animal o estiércoles, o los movimientos sociales de rechazo a la ganadería intensiva son algunas de ellas. Frente a los primeros debemos exigir a las administraciones públicas la garantía de que las normativas sectoriales del sector porcino no van a sufrir drásticos cambios que obliguen al ganadero a la realización de cuantiosas inversiones que acaben con su rentabilidad. Así como que el uso de los estiércoles como fertilizante agrario vaya a poder realizarse como hasta ahora.

 

Fuente  Agronegocios.es 16 de Octubre de 2018

SALUD INTESTINAL Y RESISTENCIA ANTIMICROBIANA

Mantener la estructura y la función óptimas del tracto gastrointestinal (TGI). es necesario para conseguir una producción porcina sostenible y económica rentable.

El TIG es el responsable de regular la homeostasis fisiológica que proporciona al cerdo la capacidad de afrontar desafíos infecciosos. Por ejemplo, patógenos entéricos  y no infecciosos (por ejemplo, factores estresantes de la producción).

¿Qué significa el término ‘salud intestinal’?

La ‘salud intestinal’ es un término comúnmente utilizado que atrae mucha la atención. Aunque falta realmente una definición clara de la expresión. Pero, en términos generales, según Pluske et al. 2018:

La ‘salud intestinal’ abarca una serie de características fisiológicas y funcionales que incluyen:

➢ la digestión y absorción de nutrientes

➢ metabolismo y generación de energía

➢ una microbiota / microbioma estable y apropiado

➢ mecanismos de defensa que incluyen la función de barrera y los mecanismos inmunes de la mucosa

➢ y las interacciones entre estos componentes

Debidos a los cambios profundos en la estructura y función de TIG asociados a la transición posterior al destete. La “salud intestinal” en los lechones es obviamente de gran interés para la producción porcina.

icono-check-accion La inclusión de compuestos antimicrobianos, en las dietas y (o) en el agua, incluidos los antibióticos, matan microbios o inhiben su crecimiento. Y ayudan a los lechones durante este periodo de cambio, reduciendo los impactos del control de crecimiento posterior al destete.

icono-alertaSin embargo, la necesidad de implementar diferentes estrategias de alimentación y (o) incluir aditivos para piensos. (Por ejemplo, Pew Charitable Trusts, 2017) debido a las prohibiciones / reducciones en el uso de ciertos compuestos antimicrobianos en algunas partes del mundo han puesto mayor énfasis en el concepto de ‘intestino sano‘.

Un deterioro en la salud intestinal del cerdo, en presencia de enfermedades entéricas después del destete. Puede ser sinónimo de la afectación de la salud general del animal. Y aunque se pueden establecer algunas relaciones directas entre el rendimiento y la eficiencia del cerdo. Y un TGI “saludable” a veces esta conexión es más sutil y menos obvia, especialmente en ausencia de enfermedades entéricas manifiestas (Pluske et al., 2018).

Una de las claves para comprender la ‘salud intestinal’ es la microbiota. Es decir, la comunidad ecológica de microorganismos comensales, simbióticos y patógenos que habitan en el tracto gastrointestinal (TGI).

Microbioma.

Debemos anotar que, como sinónimo, microbioma describe los genomas colectivos de los microorganismos que residen en el TGI o los propios microorganismos.

Si bien el término microbioma se refiere técnicamente a la población de bacterias, levaduras, hongos, virus y protozoos dentro de un ecosistema. El término a menudo se usa ampliamente para referirse solo a la composición bacteriana.

Sin embargo, la terminología apropiada cuando se explora la población bacteriana es microbioma o microbiota bacteriana.

El barrido del microbioma bacteriano en cerdos y sus complejas interacciones con el huésped y el entorno externo. (Por ejemplo, a través de la dieta o a través del medio ambiente) es un fenómeno relativamente nuevo, e impulsado en gran medida por la creciente disponibilidad. Y menor costo de las nuevas tecnologías de secuenciación genómica.

 Un número cada vez mayor de estudios sugieren que existe un microbioma bacteriano porcino “central”. Que podría utilizarse como referencia para una población de TGI “sano”.

La investigación sobre la microbiota del TGI del cerdo ha adquirido una perspectiva nueva y más urgente por las ya mencionadas prohibiciones / reducciones en el uso de algunos compuestos antimicrobianos para la producción porcina. En la que se hace necesario mantener una microbiota del TGI sano ante campos de interés clave con diversos factores estresantes y enfermedades infecciosas. (Brüssow, 2017).

Sin embargo, algunos compuestos antimicrobianos todavía se permite su uso en algunos países en todo el mundo. Por lo que se ha creado una área paralela de interés (y preocupación) frente a la capacidad de numerosos miembros de la comunidad de microbiota del TGI para ser resistentes a algunos tipos de compuestos antimicrobianos. Y especialmente a los antibióticos denominados – CIAs, critically important antibiotics-utilizados también en medicina humana.

 

 

Fuente texto e imagen: Nutricion animal info Sept 2018

RESTRICCIÓN A LA IMPORTACIÓN DE LECHONES

La Generalitat limita las granjas importadoras de lechones para prevenir la peste porcina.

La consellera de Agricultura, Teresa Jordà; el ministro de Agricultura, Luis Planas, y las principales organizaciones del sector porcino han mantenido este domingo un encuentro en Lleida. En él  la responsable catalana ha anunciado que a partir de este lunes solo podrán entrar lechones de otros países en las granjas de Catalunya que tengan una máxima puntuación en normativa de bioseguidad.

Por su parte, el ministro, en rueda de prensa, ha dado un mensaje de tranquilidad, vigilancia y seguimiento. Y ha  dicho que en la necesidad de intensificar las medidas de prevención coincide el Gobierno de España. Y el conjunto de las comunidades autónomas interesadas. Bien por ser frontera, bien por tener el sector porcino en activo. Y que particularmente hay acuerdo con la consellera Teresa Jordà.

Planas ha dicho que su Ministerio está dispuesto a adoptar todas las medidas que sean necesarias. Ha recordado que durante este domingo ya se ha referido al refuerzo del plan de vigilancia sanitaria para evitar la peste porcina africana. Y a la próxima convocatoria la mesa nacional de la caza en relación con el jabalí.

El ministro ha recordado que España ya logró que la Comisión Europea prohibiera la importación de jabalíes salvajes. Y que ya ha solicitado que se prohíba la de jabalíes de granja.

Jordà, por su parte, ha celebrado que el ministro se haya reunido no solo con responsables de la Conselleria sino también con el sector. Argumentando que para ella es imprescindible la coordinación entre la administración y los ganaderos.

La consellera ha reiterado el mensaje de tranquilidad de Planas y ha agregado que cree en la prevención. Lo que para ella significa “no escatimar ningún esfuerzo ni material ni humano para que la peste porcina africana no llegue al territorio”.

Comisión interdepartamental.

Ha recordado que Agricultura prepara una comisión interdepartamental con otras consellerias para prevenir la enfermedad en las granjas. Y que al mismo tiempo está aumentado el control cinegético para evitar contagios por animales salvajes.

Sobre las medidas extraordinarias que entran en vigor este lunes, Jordà ha apuntado que:.  En las explotaciones autorizadas para importar lechones los servicios veterinarios oficiales supervisarán los elementos básicos de bioseguridad para garantizar que cumplen con la normativa vigente. Y en caso contrario, no se autorizará la entrada de animales.

Posteriormente, los ganaderos autorizados para introducir animales procedentes de la UE deberán ponerse en contacto con los veterinarios de la Oficina Comarcal. Y de la agrupaciones de defensa sanitaria correspondiente, para informar de la fecha y hora de llegada de los animales para que se efectúen los controles documentales y de identificación. Así como la toma análisis, en un plazo no superior a diez días.

” El tema lo merece”

Por su parte, el responsable de porcino de la organización agraria JARC, Jaume Bernis, ha valorado que el ministro se haya reunido con el sector porque desde su punto de vista “el tema lo merece”.

“Le hemos pedido un control muy riguroso en frontera. Que se pida toda la documentación a los camiones que llevan ganado y que los documentos correspondan con la mercancía que llevan y los certificados de limpieza y desinfección”. Ha afirmado.

 

Fuente Europa Press 30/9/18

FIEBRE PORCINA

La fiebre porcina amenaza la dieta de los chinos

Las autoridades temen que la enfermedad merme la producción y dispare los precios

La aparición de la fiebre porcina africana en China por primera vez en su historia pone en peligro el quizás bien más preciado para el país asiático: sus cerdos. Como principal fuente de proteínas de la dieta de sus casi 1.400 millones de habitantes. Una oferta de carne porcina segura y estable es para Pekín una prioridad nacional. La posibilidad de que esta enfermedad -que no se transmite a los humanos pero que es letal y muy contagiosa entre estos animales-. Merme la población de gorrinos despierta los temores de las autoridades. Estas  tratan de controlar su propagación en medio de una subida considerable de los precios.

“Mientras en las zonas de crianza en el noreste del país los precios caen por un exceso de cabezas que no tienen salida. Y en las regiones de más consumo del sur la oferta local no es suficiente. Esta disparidad seguirá creciendo mientras perduren las medidas de control en vigor. Es decir, como mínimo dos semanas más y siempre que no se registren nuevos brotes”. Explica Feng Yonghui, analista de la página especializada soozhu.com. Desde que se hizo público el primer caso de peste porcina, hace más de un mes, el precio del kilo de carne de cerdo al por mayor ha aumentado un 9,5%. Ello según datos del Ministerio de Agricultura.

China es, con diferencia, el país del mundo donde más se consume cerdo. En 2016, según los últimos datos disponibles de la FAO, sacrificó más de 707 millones de cabezas. Lo que supuso el 48% del total mundial. Y unas seis veces más que Estados Unidos, el segundo productor del planeta. La carne de este animal está estrechamente ligada y extendida en la tradición culinaria china. De los 26,1 kilos de carne que cada ciudadano come de media en un año. 19,6 son de cerdo, según la Oficina Nacional de Estadísticas del país. Su crianza doméstica se remonta a miles de años atrás. De hecho, el carácter chino que simboliza “casa” tiene en sus orígenes un cerdo debajo de un techo. Donde había una casa y una familia, también había un cerdo.

Las cifras

 

Si bien Pekín no desglosa la composición de la cesta de la compra de los chinos al calcular el índice de precios al consumo.  Pero estimaciones independientes le dan al cerdo un peso significativo. El brote de enfermedad de la oreja azul del año 2007 provocó un aumento de precios de esta carne un 80% en el país. Lo que arrastró la tasa de inflación hasta un peligroso 9%. En 2011, la propagación del virus de la diarrea epidémica porcina se tradujo en un incremento similar. De un 60% en el caso de la carne de cerdo y del 6,5% en el índice global. Ambos episodios resultaron en sonoras quejas por parte los ciudadanos.

Fluctuaciones de precio

El virus de la fiebre porcina africana ha afectado de momento a una cantidad insignificante de cerdos teniendo en cuenta la producción total. Pero las autoridades son conscientes de que las rápidas fluctuaciones del precio de este producto son políticamente sensibles. Por esta razón, en 2007 Pekín puso en marcha la única reserva estratégica nacional en el mundo de este producto. Manejada entre el Ministerio de Comercio y las administraciones locales.

Los detalles sobre su funcionamiento y monto son escasos. Pero consta básicamente de carne congelada almacenada por todo el país que se va renovando cada cuatro meses. Funciona en ambos sentidos. Libera parte de sus reservas si se considera que los precios son demasiado altos para el consumidor. Y compra mercancía si son demasiado bajos para contentar a los granjeros. El volumen exacto de las reservas no se conoce. Pero los expertos calculan que se manejan entre 100.000 y 200.000 toneladas de carne.

“No es una cantidad muy grande capaz de influir en el mercado en su conjunto. En China se consumen al año más de 55 millones de toneladas. Pero sí puede dar cierta estabilización en caso de problemas localizados. Es una suerte de herramienta psicológica que usa el Gobierno para señalar que está tratando de controlar la situación”. Asegura Feng. Pekín no ha usado aún este recurso ante el brote actual de peste porcina africana.

En 2007, la crisis derivada de la falta de oferta forzó a Pekín a abrir las puertas a la importación de carne de cerdo desde países como España. A la situación actual, y aunque las compras a los mercados extranjeros representan menos del 5% del total del consumo. Se le añade la circunstancia de que China acaba de establecer una tasa del 25% tanto a la carne de cerdo como a la soja –principal alimento de los cerdos- procedente de Estados Unidos. Uno de sus principales proveedores, en respuesta a los aranceles impuestos por Donald Trump.

Una propagación descontrolada de la enfermedad obligaría a China a buscar alternativas. Aunque nadie en el mundo es capaz de producir tanto como para abastecer su enorme demanda. “No creemos que la peste porcina africana pueda esparcirse de tal forma que destruya toda la industria. Pero no hay vacuna alguna o medicina que la controle. Solamente hay una forma de lidiar con el virus, y es sacrificando a los cerdos”, dice Feng.

 

FUENTE El Pais 13/9/18

A %d blogueros les gusta esto: