INSECTO DE GRANJA

INSECTO DE GRANJA

 

Nace el “insecto de granja” para alimentación animal

La proteína animal transformada derivada de insectos debe producirse en plantas. Éstas serán dedicadas exclusivamente a la producción de productos derivados de insectos de granja.

Por ello el Reglamento (CE) n.o 999/2001 establece normas para la prevención, el control y la erradicación de determinadas encefalopatías espongiformes transmisibles (EET) en animales bovinos, ovinos y caprinos.

Este reglamento se aplica actualmente a la producción y comercialización de animales vivos. También en productos de origen animal y, en algunos casos específicos, a su exportación.

  • El artículo 7, apartado 1, del Reglamento (CE) n.o 999/2001 prohíbe alimentar a los rumiantes con proteína derivada de animales.
  • El artículo 7, apartado 2, de dicho Reglamento amplía esta prohibición a los animales distintos de los rumiantes. Y la restringe, por lo que respecta a la alimentación de esos animales con productos de origen animal (anexo IV).

Dicho reglamento es aplicable a la proteína animal transformada derivada de animales no rumiantes y a los piensos compuestos que la contienen destinados a la alimentación de animales de acuicultura, por lo que se han establecido condiciones específicas para la producción y el uso de proteína animal transformada derivada de insectos, a fin de evitar todo riesgo de contaminación cruzada con otras proteínas que pudieran suponer un riesgo de EET para los animales rumiantes.

 

En particular, por analogía con las condiciones establecidas en la sección A del capítulo IV del anexo IV del Reglamento (CE) n.o 999/2001. La proteína animal transformada derivada de insectos debe producirse en plantas dedicadas exclusivamente a la producción de productos derivados de insectos de granja.

Además, en aras de la seguridad jurídica, conviene introducir una definición de «insecto de granja» en el anexo I del Reglamento (CE) n.o 999/2001.

Cambios en la reglamentación que abren la puerta a este nueva producción animal  de insecto de granja

Finalmente anexo X del Reglamento (UE) n.o 142/2011 de la Comisión establece disposiciones de aplicación del Reglamento (CE) n.o 1069/2009, en concreto parámetros para la producción de piensos de origen animal seguros destinados a la alimentación de los animales de granja, dado que éstos, salvo los animales de peletería, solo pueden ser alimentados con subproductos animales y productos derivados que cumplan los requisitos de este anexo.

Mientras que las disposiciones del anexo X del citado Reglamento no se aplican a los insectos vivos y los insectos desecados utilizados en la alimentación de los animales de granja. El uso de insectos desecados en los alimentos para animales de compañía o como tales alimentos está sujeto a las disposiciones del anexo XIII de dicho Reglamento.

Es probable que la modificación del Reglamento (CE) n.o 999/2001 con vistas a autorizar la proteína animal transformada derivada de insectos para la alimentación de animales de acuicultura ofrezca la oportunidad de intensificar en la Unión la producción de proteína animal transformada derivada de insectos.

Una reglamentación pensada para una producción a gran escala

Los regímenes nacionales de control vigentes son adecuados para gestionar la actual cría a pequeña escala de insectos destinados a la elaboración de alimentos para animales de compañía. Las disposiciones de la Unión relativas a los riesgos para la salud animal,  pública, de las plantas o  medio ambiente son adecuadas para garantizar que la cría de insectos en la Unión a mayor escala sea segura.

Las especies de insectos que se crían en la Unión no deben:

  • Ser patógenas ni tener otros efectos adversos sobre la salud de las plantas, los animales o las personas;
  • Ni estar reconocidas como vectores de patógenos humanos o animales o de fitopatógenos. Ni estar protegidas o definidas como especies foráneas invasivas.

Por tanto, teniendo en cuenta las evaluaciones de riesgos nacionales, así como el dictamen de la EFSA de 8 de octubre de 2015, cabe señalar que las especies de insectos que actualmente se crían en la Unión y cumplen las mencionadas condiciones de seguridad para la producción de insectos destinados a la alimentación animal son las siguientes:

  • mosca soldado negra (Hermetia illucens),
  • mosca común (Musca domestica),
  • gusano de la harina (Tenebrio molitor),
  • escarabajo de la cama (Alphitobius diaperinus),
  • grillo doméstico (Acheta domesticus),
  • grillo rayado (Gryllodes sigillatus)
  • y grillo bicolor (Gryllus assimilis).
MODIFICACIONES  DEL ANEXO

De este modo, debe modificarse el anexo X del Reglamento (UE) n.o 142/2011. Para añadir en la sección 1 de su capítulo II una lista de las especies de insectos. Que pueden utilizarse para la producción de proteína animal transformada obtenida de insectos de granja.

Dicha lista debe contener las especies de insectos mencionadas anteriormente.  Y poder ser modificada en el futuro basándose en una evaluación de los riesgos que presentan las especies de insectos. En cuestión para la salud animal, la salud pública, la salud de las plantas o el medio ambiente.

Fuente Nutriciónanimal.info  29/05/2017

SIGUE LEYENDO… AMONIACO EN EL AIRE

Encuentra en nuestras webs soluciones eficaces  para tu granja

 

EL FUTURO DE LA GANADERÍA INTENSIVA

La ganaderia intensiva mundial. La demanda de alimentos más baratos y de menores costes de producción está convirtiendo los verdes campos en cobertizos industriales.  Donde se procesan grandes cantidades de carne y productos avícolas

EEUU ha liderado la agricultura a gran escala en el mundo. Siendo el primero en implementar la cría intensiva para cerdos, vacas y ovejas. Hoy hay en EEUU más de 50.000 establecimientos bajo la clasificación Operaciones de Alimentación de Animales Concentrados (CAFO). Además de otras 250.000 instalaciones de escala industrial por debajo de esa categoría.

 La cría intensiva de ganado ofrece muchas ventajas sobre la crianza tradicional en campo abierto. Debido al abaratamiento de costes, por la más eficiente atención sanitaria para aves y ganado. Y, en última instancia, por los alimentos más baratos. Según los datos de la ONU para todo el mundo, las CAFO representan el 72% de la producción de aves de corral, el 42% de la producción ovícola y el 55% de la producción de carne porcina.

De acuerdo con el Worldwatch Institute, en el año 2000 había unos 15.000 millones de animales de granja en todo el mundo. El año pasado, esa cifra llegó a casi a 24.000 millones.

La realidad es que hay una cantidad cada vez mayor de animales de granja. Es decir, que pasan toda o casi toda su vida encerrados, en instalaciones parecidas a grandes depósitos.

Como reveló el lunes una investigación conjunta del periódico the Guardian y The Bureau of Investigative Journalism, en el Reino Unido operan hoy al menos 789 megagranjas que entrarían en la clasificación CAFO de EEUU. Cada región del país tiene varias de estas instalaciones, muchas de ellas propiedad de multinacionales extranjeras, las mayores dentro del auge general de granjas de cría intensiva. Han aumentado un 25% en los últimos seis años.

El Brexit favorecerá la cría intensiva

Debido al Brexit, los activistas temen que la presión del mercado internacional pueda traer consigo aún más prácticas estadounidenses a Reino Unido. En el pasado, los estándares de bienestar animal en las granjas británicas han sido más altos en Reino Unido que en el resto de los países de la UE. En el futuro podría haber presiones para bajar esos estándares con el objetivo de competir frente a las importaciones.

Según Emma Slawinski, directora de campañas de la ONG Compassion in World Farming, uno de los problemas de las megagranjas de todo el mundo es la sobremedicación: dar a los animales antibióticos que no necesitan. «A los animales criados de manera industrial se les dan antibióticos de manera frecuente con la comida o con el agua porque corren más riesgo de sufrir enfermedades debido a que los crían en grandes números en instalaciones superpobladas.

Abuso de antibióticos

Hay pruebas sólidas de que  el abuso de antibióticos en la cría intensiva contribuye a generar la resistencia a los antibióticos de las personas. Si los animales no pueden mantenerse sanos en las condiciones en que son criados, es hora de analizar el sistema de explotación ganadera».

El departamento de Medioambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del Reino Unido (DEFRA) prometió que resistirá las presiones para bajar los estándares que puedan llegar con el Brexit. «Separarnos de la UE nos da la oportunidad única de moldear nuestra industria ganadera. De manera que sea beneficiosa para el Reino Unido y ayude a nuestros granjeros a producir más alimentos de primera calidad. Estamos decididos a hacer que sea todo un éxito. Sin renunciar a nuestros altos estándares en medioambiente y bienestar animal. Y siempre protegeremos nuestra orgullosa y variada tradición agropecuaria».

Compromisos gubernamentales

El Gobierno británico se ha comprometido a no bajar los estándares medioambientales y de bienestar animal en las granjas. Y ha dicho que mantener la seguridad y la confianza de la población en los alimentos será «una de sus mayores prioridades». A la vez que aseguraba que las reformas o rebajas a los subsidios en el sector agropecuario significarán una oportunidad para vender productos de alta calidad. «Esta no debería ser una carrera hacia abajo», dijeron desde el DEFRA.

Sin embargo, Reino Unido no solamente ha importado los métodos estadounidenses. Las inversiones también han venido de fuera. El gigante agroalimentario estadounidense Cargill es hoy uno de los principales actores del mercado agropecuario británico. Cuenta con una red de más de 100 granjas de propiedad independiente. En su planta de Grandstand Road, la empresa procesa hoy al menos 1,6 millones de pollos por semana. El año pasado, Cargill obtuvo en Reino Unido ganancias por más de 21 millones de euros.

Moy Park, la empresa más importante en Irlanda del Norte, es propiedad de JBS, una multinacional brasileña. Tiene cuatro centros de producción primarios en Reino Unido. Además de plantas de procesamiento avanzado y una variedad de granjas afines. En 2015, las ganancias operativas de la empresa superaron los 50 millones de libras (56 millones de euros).

Las granjas industriales en el Reino Unido son los pilares de los grandes supermercados y minoristas de alimentos. A Tesco, Sainsbury’s, Morrisons y Asda, entre otros, los abastecen empresas que manejan operaciones CAFO y granjas de cría intensiva. El proveedor avícola Hook 2 Sisters, por ejemplo, vende sus productos a Tesco, Morrisons, Sainsbury’s, M&S y Asda, entre otros, desde al menos 37 establecimientos CAFO en todo el Reino Unido.

Muchos beneficios terminan en EEUU

Según Pippa Woods, de la Asociación de Agricultores Familiares, «los agricultores locales contribuyen a la economía y a las comunidades locales». «En las grandes granjas, la mayor parte de las ganancias es para las empresas estadounidenses».

Para los defensores de las grandes instalaciones de cría de ganado, el modelo presenta ventajas en términos de cuidado animal. La intensidad del calor, la humedad y los niveles de luz solar, por ejemplo, pueden ser controlados centralmente; los depredadores y posibles vectores de enfermedades, como los tejones, no tienen lugar allí; y constantemente hay veterinarios expertos en el lugar.

Los principales defensores evalúan los costos y el consumo. Nuestro apetito por el pollo, en particular, parece no saciarse. Hoy representa más de la mitad de la carne vendida en el Reino Unido. Enfrentados a los costes de alimentación, luz y la presión de los grandes supermercados, los granjeros han abandonado progresivamente el modelo de la ganadería de pequeña escala.

Según los datos del DEFRA, hay unos 173 millones de pollos creciendo en este momento en el Reino Unido. Si estas aves fueran criadas de manera tradicional al aire libre, ocuparían un área del tamaño  de Copenhague. Para una crianza orgánica haría falta un área aún mayor. Sería del tamaño de la isla de Anglesey (similar al de La Palma, en las Islas Canarias).

El precio de los alimentos se ha incrementado en los últimos años

Mientras que los salarios se han estancado. Eso significa que una mayor parte del presupuesto familiar debe ser gastado en comida. La gente con bajos recursos tiene la difícil tarea de  elegir entre comer u obtener otros servicios esenciales, como calefacción y vivienda.

Con el Brexit las inversiones de las grandes multinacionales son una fuente de seguridad para los granjeros del Reino Unido.

El diputado por el Partido Liberal Demócrata,  dijo «hacen falta nuevas y firmes reglamentaciones que reemplacen  la legislación post Brexit». Pero  también habló de tener en cuenta las necesidades y el poder adquisitivo de la población. «Es fácil condenar a los productores, pero la gran mayoría de la gente [en Reino Unido] come carne. Necesitamos un debate nacional para decidir si son justificables los métodos utilizados para cumplir con esa demanda. Yo puedo elegir entre comer carne orgánica o carne barata. Pero la gente de bajos recursos tiene más dificultades para esta elección debido a su presupuesto semanal».

Fuente EL DIARO 22/7/17

SIGUE LEYENDO… LA CARNE QUE COMEMOS

Encuentra en nuestras webs soluciones eficaces para tu granja
LA GRANJA MÁS GRANDE DE EUROPA

LA GRANJA MÁS GRANDE DE EUROPA

Noviercas: Veinte mil vacas en Soria. La granja más grande de Europa

 

Noviercas, un pueblo de 155 habitantes de la provincia de Soria ha sido el lugar elegido.  La cooperativa agrícola navarra Valle de Odieta para la instalación de la granja más grande de Europa con 20.000 vacas. Se trataría de la explotación lechera más grande de la Unión Europea.

¿Cuántas vacas son 20.000 vacas?

Veinte mil vacas son 40 kilómetros de vacas en fila india. En Francia, la instalación de una granja de 1.000 vacas  fue motivo de una gran movilización. Los medios franceses se referían al proyecto como una «granja gigante».

En EE. UU., cuna de la ganadería industrial, la construcción de una granja de 30.000 vacas lecheras en Oregón, ha provocado la movilización de colectivos. Éstos salen en defensa del agua, la salud pública y el bienestar animal. Apuntan que se trataría de una de las granjas más grandes de Estados Unidos. Denuncian los impactos en la calidad y la disponibilidad de agua y la calidad del aire.

En España, la granja de producción lechera más grande pertenece precisamente a la cooperativa Valle de Odieta y cuenta con 4.800 vacas. Está situada en la localidad de Caparroso (Navarra).

Más agua que toda la ciudad de Soria

Una explotación como la planteada consumiría entre 4 y 6,35 millones de litros de agua al día.  Incluyendo usos directos (para beber) e indirectos (limpieza de la explotación, sistemas de ordeño, etc.), cantidad que puede llegar a superar al consumo de toda la población de la ciudad de Soria, unos 6,15 millones al día. Resulta también muy preocupante la enorme generación de residuos. Esta explotación produciría unas 368.000 toneladas de excrementos al año, el equivalente a una población de unos 4,4 millones de personas. Esta cantidad equivale al doble de residuos orgánicos de toda la población de Castilla y León y casi 50 veces los generados por todos los habitantes de la provincia de Soria.

Alimentar 20.000 vacas

Además es necesario suministrar 600.000 Kilos de forraje cada día para alimentar 20.000 vacas. La superficie de cultivo necesaria para obtenerlo es otro impacto ambiental a tener en cuenta. Particularmente problemática sería la producción de proteína vegetal, ya que tiene lugar mayoritariamente fuera de nuestras fronteras. La soja, en su práctica totalidad transgénica, procedente de países de Sudámerica (principalmente Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay), es la principal fuente de proteína en la formulación de piensos. Para satisfacer las necesidades de soja de esta explotación serían necesarios unos 60.000 kilos diarios de soja, lo que implicaría que, cada año, deberían cultivarse más de 6.000 hectáreas de soja en países del sur. La producción de soja es una de las principales causas de deforestación, desplazamiento de comunidades e incremento en el uso de agrotóxicos en el Cono Sur, con graves impactos sobre la salud pública y el medio ambiente.

LA GRANJA MÁS GRANDE DE EUROPA: MACROGRANJA

Parece que el  proyecto es motivo de polémica en la provincia de Soria. Puesto que sus defensores lo presentan como una oportunidad de desarrollo y crecimiento económico. Pese a ser el paradigma de industria que deja en el territorio los impactos y se lleva los beneficios. Según  cálculos realizados por la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas, la macrogranja sustituiría 432 explotaciones familiares, y destruiría 726 empleos en zonas rurales.

Actualmente la ganadería industrial es uno de los principales causantes de cambio climático y pérdida de biodiversidad. Por lo tanto es necesario fomentar otro modelo de ganadería. Una que cuida el entorno y dinamiza la economía y el empleo sin poner en juego nuestra salud y la de nuestro entorno.

Fuente TIERRA.ORG 23/07/17

SIGUE LEYENDO… USO DE ANTIBIÓTICOS EN ANIMALES

Encuentra en nuestras webs soluciones eficaces para tu granja