TRATAMIENTO DE PURINES

Tratar adecuadamente el purín es posible pero costoso. Las empresas no quieren gastar.

«El año pasado la producción porcina fue de 6.000 millones de euros. Eso le convierte en un sector bastante intocable»

Fernando Suárez Mejido abrió ayer las jornadas sobre macrogranjas organizadas por Ecologistas en Acción Zamora. Ingeniero agrónomo por la Universidad Politécnica de Madrid, Suárez Mejido es consultor autónomo en Energías Renovables y Medio Ambiente. Y especialista en el desarrollo de tecnologías y negocios en tratamiento de aguas, residuos agrícolas, ganaderos y agroalimentarios, biogás, energía de la biomasa, biocombustibles y residuos oleosos y peligrosos. En la entrevista explica los riesgos medioambientales de las grandes explotaciones intensivas de cerdos. Que tendría solución si, como en otros países de Europa, las empresas invirtieran en la gestión sostenible de los purines.

-¿Por qué hay razones para la inquietud ante la proliferación de proyectos de grandes granjas porcinas?

-Ahora mismo en España la densidad de porcino es importante. Empezó por Cataluña, luego se extendió a Aragón y es un sector controlado por los integradores. Esto quiere decir que el ganadero normalmente no es el dueño del cerdo sino que más del 80% de la producción está en régimen de integración. Grandes empresas que contratan a ganaderos que ponen su granja, su trabajo y la energía, y el integrador les da el cerdo, la alimentación y las medicinas. En todo ese proceso hay una parte, que son los purines, y nadie quiere tenerlos en cuenta.

-¿Por qué es tan importante su correcta gestión?

-Ocurre que la generación de purines, que en principio es un abono orgánico bueno y sustituye a los abonos minerales (incluso en las directivas que están a punto de salir sobre fertilizantes van a primar los orgánicos). Pues se convierte en un contaminante cuando se concentra o hay explotaciones intensivas grandes. En Cataluña hay problemas de contaminación por nitratos debido a que tiene un porcentaje muy elevado en el suelo y esa sobreaplicación genera una contaminación de aguas subterráneas.

-Sorprende que no se controlen esos purines cuando tienen tan negativos efectos sanitarios y en el medio ambiente.

-Eso no hay quien lo controle, el ganadero lo escribe en un libro pero lo aplica donde puede y como puede. Y otra cuestión no menos importante ahora es el efecto invernadero. Estamos ya sufriendo los problemas del cambio climático y los purines en el campo se aplican una vez pero se producen todo el año, hay que almacenarlos y es cuando se está generando metano. La materia orgánica se transforma en metano, que va a la atmósfera. Las emisiones de gases de efecto invernadero se miden en términos de equivalente de CO2, es decir, una tonelada de metano son 22 ó 23 toneladas de CO2. Claro, una plaza de cerdo produce dos toneladas de purín al año, que a su vez está produciendo metano. Al final acabas llegando a tener emisiones de unos 150 kilos por tonelada de purín que no se trata adecuadamente.

-¿Qué solución se da entonces a esas emisiones de gas metano?

-Lo único que se puede hacer es biodigestión, o sea forzar la extracción de ese metano y utilizarlo luego como combustible. ¿Qué ocurre?, que eso es caro. Tratar los purines adecuadamente es costoso. Si entras en la página de los grandes productores nadie habla de purines, frente a la opinión pública como que no existen. Ese es el problema. Los grandes productores ganan mucho dinero.

En España el año pasado la producción porcina fue de más de 6.000 millones de euros, un porcentaje de riqueza importante para España. Sobre todo con los volúmenes de exportación que hay. Eso le convierte en un sector bastante intocable económicamente desde la Administración, con lo cual donde ya han empezado a estar saturados como en Cataluña y últimamente en Aragón. Pues están yendo a sitios donde les reciban con los brazos abiertos. ¿Dónde? En zonas más deprimidas, que precisamente es donde causan más problemas porque consumen agua y contaminan.

-¿La provincia de Zamora entonces es un territorio atractivo para estas empresas de producción intensiva?

-Claro, o zonas como la serranía de Cuenca donde de alguna manera piensan que no va a haber oposición agrícola. Que está bastante deprimido y que los pueblos los van a recibir sin problemas. Se trata de hacer dinero, aunque yo creo que hay una burbuja que reventará y la Comunidad Europea en algún momento tendrá que decir algo. España es ahora mismo el país de Europa con más censo de cerdos, aunque produce más Alemania.

-¿Cómo gestiona Alemania esa macroproducción intensiva del sector porcino?

-Tiene la agricultura y la ganadería integradas, hay granjas más pequeñas con su explotación agraria alrededor, y además fomentan la biodigestión con sus plantas. Lo que ocurre es que eso es más caro porque cuesta dinero. Es el modelo sostenible. Por ejemplo Dinamarca, que tiene unos problemas de concentración tremendos, cuenta con unos sistemas de tratamiento carísimos. Y no hemos hablado de la tercera pata. A la que ahora el Ministerio le está dando bastante importancia, que son las emisiones de amoniaco, que amenazan a España. En cambio Dinamarca acidifica los purines, hace biodigestión. Todo eso vale dinero y el gran productor puede pensar que no es rentable. Es mucho más rentable tirar el purín al campo sin control.

-Pero existe un control público, una normativa que, según la Junta de Castilla y León, es muy estricta y rigurosa en materia medioambiental, ¿acaso no nos podemos fiar?

-Yo lo siento por la Junta de Castilla y León pero les puedo enseñar un proyecto porcino en Soria donde hay un daño clarísimo en la necesidad de superficie agrícola. La Junta está siendo tremendamente laxa, es mi opinión.

-¿Hasta qué punto el modelo intensivo puede acabar con las pequeñas explotaciones?

-Las pequeñas explotaciones desgraciadamente si se pasan a sistemas de integración y les pagan poco y lo pasan mal, pues bastante tienen. Yo creo que no hay que ir contra los ganaderos sino contra los integradores que sí que pueden resolver el problema. Simplemente se trataría de aplicar una tasa de 5 céntimos como en los neumáticos o en los aceites usados, o las farmacias. Es cumplir ese principio de que quien contamina paga.

Si a la carne de cerdo le pones una tasa de cinco céntimos, tienes suficiente para realizar el tratamiento adecuado. Y podrías permitirte el lujo, en algunos sitios donde haya superficie, de instalar granjas mayores si lo hicieras adecuadamente y de forma sostenible. Pero es que nadie quiere hablar de gastarse un duro en eso porque hay una burbuja y un ansia de ganar dinero tremenda. De hecho las inversiones dan pena incluso como instalación, intenta hacerlo lo más barato posible porque no saben si durará cuatro, cinco o seis años.

-Hay instalaciones de hace años, sobre todo en Cataluña o Aragón; es decir, la burbuja se está prolongando bastante.

-Ahora ya empieza a haber movimientos. En Cataluña hace dos años que no crece, Aragón incluso la ha superado ligeramente y entre las dos comunidades reúnen la mitad de los 30 millones de plazas de porcino que hay en España. Entonces están buscando otros sitios y no se trata de frenar ese desarrollo, lo que pasa es que hay que hacerlo de forma sostenible. No ir a lo más barato y del purín no querer saber nada.

-¿Qué solución se puede dar entonces a una correcta gestión de los purines?

-Desde el Congreso de los Diputados se estado peleando con este tema y yo creo que hay dos niveles de solución, uno medioambiental a largo plazo, porque necesitamos una agricultura más sostenible y hay que buscar explotaciones de menor dimensión. Pero hay que jugar con la realidad, con granjas que no tienen una solución adecuada y están contaminando, y otras que se quieren instalar con el mismo modelo. Es decir ese modelo de intensivo existe, yo no hablo de cerrar estas instalaciones porque tiene un peso potente en la economía española, pero la solución pasa por gastarse dinero para hacer una gestión sostenible. Y si dicen que eso les hace menos competitivos en el mercado exterior también pagan los daneses o los alemanes.

-¿Y en este panorama qué defensa le queda al vecino del medio rural, preocupado por estos magnos proyectos si la administración, como dice usted, no ofrece garantías de respeto al medio ambiente?

-A la administración se la puede denunciar si se considera que es ilegal lo que hace. Y es normal que surjan movimientos populares de oposición, además se pueden presentar alegaciones y la administración local también se puede oponer. En Castilla La Mancha casi todos los partidos están muy preocupados con las explotaciones intensivas en Cuenca, incluido el PP. Empieza a haber una sensibilidad a nivel de partidos que es importante. Pero por encima de todo tenemos que ir hacia una agricultura y ganadería más sostenible, aunque también hay que buscar soluciones a corto plazo.

FUENTE  La opinion de Zamora19/9/18

 

EUROTIER 2018

 Ocho tendencias en nutrición animal que se podrán ver en EuroTier 2018

EUROTIER  es la Feria comercial más grande del mundo para el sector de la producción animal . Y contará con las últimas tendencias en la alimentación de los animales de granja. Además de nuevas tecnologías de piensos e ingredientes alternativos .

Eurotier 2018 se celebrará del 13 al 16 de noviembre en el recinto ferial de Hannover, Alemania.

La alimentación es uno de los insumos más caros en las granjas ganaderas. Por lo que no  sorprende que los ganaderos y nutricionistas estén interesados en cualquier desarrollo que reduzca sus gastos. Ya sea ofreciendo nuevos piensos de menor costo. O a través de ayudar a sus animales a utilizar el alimento que obtener más eficientemente. En Eurotier 2018, la exposición líder en el mundo para los productores pecuarios. Los visitantes podrán ver los últimos avances de alimentación en el mercado. Y también compartir inquietudes directamente con los fabricantes sobre los productos que están desarrollando para el futuro.

El área de alimentación es donde los visitantes pueden familiarizarse con la formulación ya existente. Y algunos nuevos enfoques nunca antes contemplados.

Mega feria

Esta megaferia es el lugar ideal para abordar cuestiones importantes que afectan a todas las partes implicadas en nutrición animal. La seguridad de los alimentos, la calidad de los alimentos y los problemas que rodean la seguridad de las materias primas son siempre de interés para ganaderos y fabricantes de piensos.

En la edición de 2018 se seguirá debatiendo sobre la sostenibilidad de la producción pecuaria. Y si los cultivos que podrían ser utilizados para alimentar a la población humana deben destinarse a piensos para animales. El uso de antibióticos en el ganado es otro de los temas que permanece bajo el foco. Al igual que la preocupación por la eliminación del estiércol del ganado. Al tiempo que minimiza su efecto sobre el medio ambiente.

Los últimos desarrollos tecnológicos que afectan a todos estos temas se tratarán. Y expondrán ampliamente, a continuación enumeramos los ocho principales:

1-. Suplementos nutricionales “funcionales”.

Se trata de suplementos alimenticios o pre-mezclas que no se centran principalmente en el suministro de energía y nutrientes al animal. Pero tienen la intención de apoyarlos a través de la inclusión de ingredientes especiales. Estos podrían incluir ácidos grasos de cadena media, oligo-polisacáridos. O ácidos polifenólicos que promuevan la función intestinal, el metabolismo y el sistema inmunológico, y por lo tanto la salud animal. El uso de alimentos complementarios pueden ayudar a reducir la cantidad de antibióticos utilizados en las granjas ganaderas.

 

2-. Optimización de los niveles adecuados en nitrógeno y fósforo

A medida que nuestro entendimiento crece en cómo el exceso de nitrógeno y fósforo en las raciones de ganado pasa a través de los animales y se excreta en el estiércol. Donde puede contaminar el medio ambiente. Los nutricionistas continúan mirando cómo pueden reducir los efectos perjudiciales para el medio ambiente.

 

3-. Actualización de los requerimientos en proteína

Debido a los altos requerimientos proteicos de las dietas para nuestras aves, cerdos, etc. La suplementación proteica excede a menudo los niveles nutricional-necesarios. Este es también el caso del fósforo, donde la cantidad disponible en la dieta de un fuente particular puede variar. Podría haber más de lo esperado, o puede ser en una forma que es mal utilizable por el animal e inmediatamente excretado. Los requerimientos proteicos pueden ser mejor balanceados optimizando la calidad de la proteína alimenticia. Mediante la suplementación selectiva de aminoácidos libres, así como mediante el uso de enzimas específicas.

 

4-. Fuentes de proteínas no OGM

A medida que se hace cada vez más difícil la fuente de harina de soja de los proveedores que pueden garantizar que el producto no incluye  OGM. Esto es el material de las plantas genéticamente modificadas (OGM). Más y más agricultores en Alemania, y algunos otros países europeos, han dejado de utilizar harina de soja importada o pienso que puede incluir este material. Por lo tanto, hay un requisito creciente para los alimentos alternativos de la proteína que se pueden utilizar en lugar de otro.

Por ejemplo la harina de colza no-OGM, las habas de campo, guisantes, habas o harina de girasol. Los últimos desarrollos nutricionales están apostando por todos ellos. Y la investigación continúa en la medida en que cada uno de estos alimentos pueden ser utilizados en dietas animales sin afectar a la salud animal. A la ingesta de alimentos y la eficiencia, así como las características deseadas textura y sabor de los productos animales producidos.

 

5-. La Investigación de los insectos cómo fuente alternativa de proteína continua

A medida que la creciente población mundial sigue centrándose en la alimentación del ganado con ingredientes que podrían utilizarse para la nutrición humana. Continuará la búsqueda para incluir en las dietas de los animales de producción proteínas que no compitan con destino de consumo humano directo.

Una de las líneas de trabajo más prometedoras de la investigación actual es la proteína de insectos. Esta ha estado siendo examinada en la Unión Europea desde hace algún tiempo. La viabilidad de utilizar esta novedosa fuente alimenticia no está en duda y los ensayos de alimentación con aves de corral ya están en marcha, pero todavía hay algunos problemas de inocuidad de los alimentos que deben resolverse. En particular, la potencial para cualquier toxina en el alimento proporcionado a los insectos que pudiera trasladarse al alimento final-antes de que la proteína del insecto se convierta en corriente principal.

El público en general también tendrá que estar comprometido a juzgar su aceptación de esta nueva forma de alimentar a los animales como parte de la dieta de los animales que llegan al consumidor final.

 

6-. El agua como alimento

Además del suministro de energía y nutrientes esenciales, proporcionar cantidades adecuadas de agua en la calidad apropiada es un prerrequisito crucial para la salud y el desempeño de los animales de granja. El agua puede, por lo tanto, ser considerado como el nutriente más importante o alimento. Y  el agricultor es el único responsable de garantizar que no se convierta en un factor limitante en el rendimiento animal. Las tecnologías que promueven el abastecimiento de agua potable y ayudan a mejorar el consumo de agua. Potencialmente aumentando la ingesta de alimentos en el proceso, deben ser de interés para todos los agricultores.

 

7-. La calidad del forraje

Las materias primas groseras, como la hierba o el ensilado de maíz, explican la parte principal de la alimentación de los rumiantes, pero su calidad y su valor alimenticio pueden variar considerablemente. La maximización de la calidad de los alimentos comienza cada vez más por centrarse en una planificación de cultivos técnicamente bien fundamentada. Así como en lograr características óptimas de cosecha, cortando y recolectando el cultivo en su etapa más nutritiva. Para salvaguardar la calidad del forraje, se pueden utilizar aditivos adicionales para ensilado que contribuyan de forma significativa a mejorar el proceso de fermentación. Pero éstos también estabilizan el forraje fermentado durante almacenaje para ayudar a mantener su calidad.

 

8-. Aditivos para piensos

Los aditivos para piensos son muy utilizados en dietas ganaderas en la Unión Europea. Después de aprobarse su uso  a través de un proceso  comprensivo y complejo. Con el fin de  demostrar que son seguros para los agricultores y los animales, así como eficaz. El uso de enzimas para mejorar la digestibilidad de ciertos ingredientes como proteína, fósforo o carbohidratos es ampliamente utilizado. Asimismo, se utilizan numerosos probióticos y otros productos para estabilizar la flora intestinal y la salud.

 

La Avicultura en EuroTier 2018

Con excepción de la nutrición avícola, indisociable de la nutrición animal en general, el sector avícola tendrá presencia mínima  en EuroTier 2018.  El sector avícola si tuvo presencia destacada en las ediciones de 2012 y 2016 y volverá en la siguiente a la próxima de este otoño, la edición de 2020 .  EuroTier se celebra cada dos años, pero el sector avícola solo participa cada cuatro años para evitar concurrencias con VIV Europe u otras grandes Ferias avícolas internacionales.

 

La mayor feria ganadera mundial

Con más de 163.000 visitantes y 2.600 expositores en 2016, la EuroTier que se lleva a cabo en 2018 del 13 al 16 de noviembre en el centro de exposiciones de Hannover, Alemania, es ampliamente reconocida como la exposición más grande del mundo para ganaderos y sector de producción animal en general.

 

Fuente avicultura.com 20/9/18

ACUICULTURA DE FUTURO

España toma nota de Noruega para la acuicultura y la pesca del futuro

La acuicultura representa la mitad de la producción pesquera mundial. Y llegará al 54 por ciento en 2030, según expertos.

La acuicultura representa en torno al 47 por ciento de los 180 millones de toneladas que alcanza la producción pesquera mundial. Hasta el 53% si se tiene en cuenta la producción no destinada al consumo humano. Y se espera que llegará a suponer el 54 por ciento del total en 2030. Según datos de la Conferencia Internacional sobre Sostenibilidad ‘Del mar a la mesa’. Celebrada este martes en Madrid.

Población mundial.

Según las predicciones de Naciones Unidas, en 2050 la población mundial habrá superado los 10.000 millones de personas. Lo que provocará un incremento del 70% en la producción alimentaria y exigirá la implantación de prácticas más eficientes y sostenibles para abastecer la demanda mundial. En este sentido, la pesca y la acuicultura son fundamentales para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODS) fijados por Naciones Unidas en la Agenda 2030. También lo son para la conservación de los océanos, los mares y los recursos marinos y contribuir al desarrollo sostenible. Según indicaron el centenar de expertos reunidos en Madrid en la Conferencia Internacional sobre Sostenibilidad “Del mar a la mesa”. Organizada la semana pasada por el Consejo de Productos del Mar de Noruega, junto con Innovation Norway y la Embajada de Noruega.

La producción pesquera mundial supera las 180 toneladas anuales. De los cuales la acuicultura representa un 47 % del total. Y un 53 % si se excluyen los usos no alimentarios (preparación de harina y aceite de pescado). La acuicultura, que concentra casi el 50% de los productos pesqueros mundiales, ha favorecido el crecimiento del suministro de pescado para el consumo humano. Y juega un papel fundamental en la lucha contra el hambre. Unas cifras que confirman la importante expansión del sector en los últimos cuarenta años. Impactando positivamente en la seguridad alimentaria y la nutrición, generando ingresos, empleo y comercio.

Previsiones

Las previsiones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señalan que el principal aumento de la producción pesquera tendrá su origen en la acuicultura. Alcanzando las 109 millones de toneladas en 2030 con un ritmo de crecimiento anual medio del 4 % hasta esa fecha. De la misma forma, se prevé que el porcentaje de especies cultivadas en la producción pesquera, un 47 % en la actualidad, supere el de las especies salvajes por primera vez en 2020. Y que aumente al 54 % en 2030.

Noruega como espejo

El director del Consejo de Productos del Mar de Noruega en España, Bjorn-Erik Stabell, asegura que “la acuicultura es una práctica de referencia y sostenibilidad. Aunque un tercio de la producción mundial de proteínas procedade los productos del mar”. Stabell alaba “el riguroso sistema de gestión de recursos de Noruega”. Que permite preservar los recursos naturales con mayor facilidad. “El desarrollo de métodos más sostenibles y tecnológicamente avanzados en acuicultura nos proporciona [en referencia a España] las mejores oportunidades para satisfacer la creciente necesidad mundial de alimentos sin dañar el medio ambiente”, apunta.

Fuente Innovaspain 18/9/18

¿DE DÓNDE VIENE LA LECHE QUE TOMAMOS?

El país de origen de los lácteos deja de ser una incógnita gracias a la nueva normativa.

La industria alimentaria estará obligada a indicar tanto el país de ordeño como el de transformación, si son distintos

El viernes el Consejo de Ministros aprobó el real decreto que obliga a indicar el país de origen de la leche. Da igual que la compremos como tal, o que esté formando parte de un lácteo como ingrediente. Siempre que suponga más del 50% del peso tendrá que indicar su procedencia.

Con esta iniciativa se escucha una reivindicación de los ganaderos. Productores de un sector en permanente crisis que sufre el vapuleo incesante del mercado (y de la política).

Pero también se ofrece más transparencia en la información alimentaria presentada al consumidor final. Cada vez más exigente por el peso que tienen sus elecciones sobre la sostenibilidad o sobre el desarrollo local.

La información que vamos a encontrar

A partir de enero de 2019 y durante dos años (el real decreto se aplicará durante este tiempo “con carácter experimental”). Podremos saber la procedencia de la leche de cualquier especie.

La industria alimentaria estará obligada a indicar tanto el país de ordeño como el de transformación, si son distintos; o simplemente “origen de la leche: (lugar)” si ambas operaciones se realizan en el mismo territorio.

Si procede de un país distinto de España se podrá indicar el nombre del país o los países de origen, o bien identificarla como “UE”, “fuera de la UE” o “UE y fuera de la UE”. Pero si todas las operaciones se realizan en España, deberá indicar específicamente este país como su origen.

Se aplicará tanto a la leche como al porcentaje de esta que se emplee como ingrediente siempre que suponga más del 50% del peso de todos los ingredientes utilizados (afectará por ejemplo a los postres lácteos, pero no tendrá que indicarse en un plato preparado como una lasaña en el que solo suponga un 20% del peso). También se podrá indicar voluntariamente el origen regional o local.

¿Qué importancia tiene?

Se aplicará tanto a la leche como al porcentaje  de esta que se emplee como ingrediente siempre que suponga más del 50% del peso de todos los componentes utilizados

El camino se ha alargado durante casi dos años en los que el proyecto de real decreto se ha topado con un informe de la CNMC en contra por considerar la medida costosa y proteccionista (y por lo tanto, poder alterar el mercado) y con el consecuente enfrentamiento entre ministerios.

Sin embargo, el reglamento 1169/2011ya contemplaba la posibilidad de que los Estados desarrollasen normativas nacionales para indicar el origen de determinados alimentos, y así se está haciendo en otros países. Así que la ruptura del mercado ya sería un hecho. Y eso sin mencionar que a otros productos ya se les exige.

¿Qué información teníamos?

Cuando hablamos de la información que la industria alimentaria facilita al consumidor, el reglamento 1169/2011 es el equivalente a los libros sagrados de las religiones. Una normativa cuyo objetivo principal es “ofrecer al consumidor final una base que le permita elegir con conocimiento de causa”.

Antes de su aplicación (en 2014), ya había que indicar el país de origen de alimentos como la miel, las frutas y hortalizasel pescadola carne de vacuno y el aceite de oliva.

Este reglamento estableció además la obligación de mencionar el origen en los casos en los que el etiquetado pueda confundir al consumidor. Por ejemplo, cuando se sugiere con un dibujo que procede de un territorio, pero está fabricado en otro.

La leche se quedó fuera. Aunque la Comisión Europea emitió un informe en mayo de 2015 en el que reconocía que más del 80% de los consumidores tenían interés en conocer el origen de la leche, concluyó que ese etiquetado obligatorio sería costoso y que solo el 50% de los consumidores estaría dispuesto a pagar más por tener esa información.

La Comisión Europea informó de que más del 80% de los consumidores quería conocer el origen de la leche. En España es el 88%, según el Gobierno

Estos datos sobre las preferencias de la población coinciden con los presentados en 2013 por las asociaciones de consumidores en Europa: un 70% de los consumidores consideraron importante conocer el origen de la leche y de la carne. También con los que expuso el Gobierno tras el Consejo de Ministrosdel viernes, que elevó al 88% la cifra de españoles interesados en saberlo.

El Parlamento Europeo aprobó una resolución en 2016 a favor de indicarlo, pero por el momento no hay ninguna norma europea que obligue a hacerlo. Por eso, algunos países desarrollan normas propias, como Francia, de Italia y, ahora España.

Iniciativas para conocer su origen

Algunos consumidores se han sorprendido porque estaban convencidos (erróneamente) de que sí podían saber el país de origen de la leche a partir de la información del etiquetado.

Hasta cierto punto es lógico que tengan esa percepción. Ha habido iniciativas de todo tipo para identificar de dónde viene la leche, de las administraciones, de los productores o incluso de la distribución. Pero el éxito ha sido dispar y algunas solo han conseguido confundir a los consumidores.

El Gobierno central ha tratado de impulsar el sector e identificar el origen mediante la ya derogada “Letra Q” o el proyecto “Productos Lácteos Sostenibles”.

A nivel autonómico y local se han desarrollado figuras de calidad como “Eusko Label” o “Tierra de Sabor” de Castilla y León, proyectos que han generado problemas incluso entre demarcaciones provinciales y autonómicas. También se da la paradoja de que empresas amparadas por marcas como “Galicia Calidade”, pertenecen a multinacionales como Lactalis, contra la que los propios ganaderos gallegos se han manifestado por el bajo precio que les pagan por su leche. El contexto es realmente complejo.

Los consumidores que buscasen la indicación de la provincia que aparece en el sello ovalado de la parte superior del envase de leche. Tampoco tendrían demasiada información. Ese símbolo, la marca de identificación obligatoria para todos los productos de origen animal, incluye información sobre el país y la provincia en la que está el operador que lo pone en el mercado. Pero solo indica que el producto se ha elaborado o transformado en esa región, no el origen de la materia prima.

Fuente ElPais 1/10/18