BIOSEGURIDAD

El nivel de bioseguridad de las granjas de porcino españolas es el más alto del mundo.

La peste porcina africana (PPA) es el tema por excelencia. En este marco, el presidente de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (Interporc), Manuel García, destaca el alto nivel de bioseguridad de las granjas de porcino españolas. “El más alto de toda la Unión Europea y, por qué no decirlo, del mundo, lo que nos permite mantener a nuestros animales libres de enfermedades”.

La Peste Porcina Africana

La bioseguridad en el sector porcino adquiere una importancia capital en la actualidad, ya que hay muchos factores que hacen que las explotaciones porcinas estén sometidas a un alto riesgo en relación a la entrada y difusión de enfermedades infecto-contagiosas. Entre estos factores destaca el aumento de riesgo por la circulación de ciertas enfermedades en zonas cercanas a nuestro país, como la Peste Porcina Africana (PPA).

La PPA es una enfermedad vírica que afecta a cerdos domésticos y jabalíes de cualquier edad incapaz de causar infección en humanos. Está incluida en la categoría de enfermedades de declaración obligatoria, lo cual implica la obligatoriedad de comunicación a los servicios veterinarios oficiales de cualquier indicio de la enfermedad, así como la aplicación de estrictas medidas de control en caso de confirmación. Actualmente está presente en países del Centro y Este de Europa, en Asia y en el continente africano.

Infección

La infección en los cerdos se produce comúnmente por contacto directo con cerdos infectados, por ingesta de restos de carne porcina infectada o de productos cárnicos porcinos infectados no procesados y/o por contacto con vehículos, equipamientos y personas contaminadas.

En estos momentos, la PPA es una enfermedad muy temida para los ganaderos y productores españoles. Por ello, desde la Administración se demanda que en todos los casos sospechosos, el diagnóstico debe confirmarse mediante análisis de laboratorio. Estos análisis incluyen la identificación del virus por PCR, el aislamiento del virus y la presencia de anticuerpos en el suero. Por ello, en caso de sospecha de peste porcina africana en un matadero o medio de transporte, es imprescindible avisar a los Servicios Veterinarios Oficiales para enviar muestras al laboratorio y poder confirmar o descartar la sospecha, así como parar la línea de matanza.

Ante esta situación de alerta, Manuel García participó en la última edición de Sepor con un discurso en la II Gala Sepor de Oro, que se celebró en Lorca (Murcia) en el seno de la feria. Durante su intervención, García destacó el buen estatus sanitario de la cabaña porcina española, lo que permite mantener los animales libres de enfermedades, pero aseguró que “no podemos bajar la guardia y debemos seguir trabajando tan duro o más como hasta ahora en esta materia”

Buen status sanitario granjas españolas
Manuel García, presidente de Interporc, destaca el buen estatus sanitario de las granjas españolas.

El deber del sector, puntualizó, es “intensificar y extremar las medidas de bioseguridad a lo largo de todo el proceso productivo. En las granjas, en el transporte y en los mataderos, para evitar cualquier enfermedad que pueda amenazar a nuestros animales”.

En este sentido, añadió que “debemos hacer las cosas cada vez mejor, seguir invirtiendo para mejorar las condiciones de vida de nuestros animales y apoyarnos los unos a los otros, trabajar en equipo para combatir en equipo cualquier amenaza”.

El presidente de Interporc explicó que España hace años que cuenta con una legislación específica en relación a la ordenación del sector porcino. Lo que permite especificar por normativa los requisitos de bioseguridad que deben cumplir todas las granjas españolas para poder desarrollar su actividad ganadera. “Lo que avala que seamos el modelo de producción más garantista del mundo con la salud y el bienestar del ganado”.

 

Fuente Interempresas.net 14/11/18