PURINES SI PERO BAJO TIERRA

Purines sí, pero bajo tierra

 

La Junta debe decidir entre aplicar la normativa que obliga a inyectarlos. O abrir un periodo para que el agricultor adapte la maquinaria o la compre nueva

El empeño de la Unión Europea en materia de agricultura y ganadería es que se practique una actividad en el campo. Que sea más sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Para conseguirlo, las ayudas económicas de la Política Agraria Común (PAC). Están cada vez más supeditadas a fomentar en la práctica el equilibrio entre la actividad agrícola y ganadera y el cuidado del medio en el que se practica.

Encaminado a ello está la nueva política sobre el vertido de purines en los cultivos. Que llega a través del Real Decreto 980/2017, de 10 de noviembre. Que modifica al anterior en el que se establecían las normas de la condicionalidad que debían cumplir los beneficiarios que reciben pagos directos en la PAC. Con vigencia desde el 1 de enero, la nueva norma prohíbe la aplicación de purín en superficies agrícolas mediante sistemas de plato, abanico y cañones. Así como obliga al pronto enterrado de estiércoles sólidos.

La nueva normativa de aplicación de purines pretende evitar la emisión de gases a la atmósferaEsta medida que será obligatoria en un futuro, puede ser aplicada o no por cada Estado miembro de la Unión Europea, algo que en España está aún por definir. La nueva normativa surge de la necesidad de enterrar el abono en el menor tiempo posible después de su aplicación. Para evitar la emisión de gases a la atmósfera. Así como por la queja de vecinos del medio rural por el mal olor que conlleva en determinadas ocasiones esta aplicación del purín.

Enfado del sector

Las nuevas leyes afectan tanto al ganadero que produce los purines. De vacuno y porcino mayoritariamente como al agricultor que los utiliza. Y aunque el sector no se opone a encaminar sus pasos hacia el desempeño de las actividades ganaderas en unas mejores condiciones. Tanto para los propios profesionales y para su entorno, los sindicatos agrarios ya han salido al paso de la nueva normativa. A la que esperan que la Junta de Castilla y León se acoja a través de un periodo de transición.

Y es que el cambio de la normativa implica la renovación de la maquinaria por parte del agricultor.

«Un cambio tan importante no puede hacerse de la noche a la mañana y a golpe de Real Decreto. Sin hacer ningún esfuerzo por lograr un mínimo consenso con el sector». Lamenta Asaja. En el mismo sentido se ha pronunciado la Alianza Ugal-Upa que en palabras de Matías Llorente piden a la Junta que aplique un periodo de transición.

Y «sacar una serie de medidas para que los ganaderos y agricultores reconviertan su maquinaria hacia el método de la inyección porque lo que ahora utilizan no sirve». «Lo que tienen es que controlar más también el purín que viene de papeleras y vertederos», incide.

Gran Inversión

Asimismo, UCCL recuerda que en primavera el purín se aplica directamente sobre las superficies agrícolas ya sembradas. Por lo que «su aplicación mediante sistemas de inyección sería imposible ya que supondría levantar el cultivo». A estas pérdidas suman el gasto que conlleva el cambio o compra de nueva maquinaria. Que podría suponer «una inversión de más de 150.000 euros por explotación para poder inyectar los purines».

Por su parte la ministra del ramo, Isabel García Tejerina, ha afirmado. Que «va a sacar una convocatoria de ayudas para cambiar la manera de esparcir los purines». Ya que España supera los niveles de amoniaco. 

«Y en una cantidad importante y más del 90 por ciento procede del sector agrario».

Fuente La nueva cronica 25/1/18
emisiones purines

EMISIONES Y OLORES DE PURINES

¿Cómo mantener bajas las emisiones y olores de purines?

El Reglamento Ambiental para los criadores de cerdos en Dinamarca se está haciendo más fuerte.

Las  normas se introducen para restringir  la cantidad de emisiones de  purines y nitratos repartidos en el campo. Sino también sobre el olor producido por las granjas de cerdos.

Los productores de cerdos se enfrentan ahora a los reglamentos.  Estos rigen:

  • la deposición de amoniaco a las zonas sensibles de la naturaleza,
  • los requisitos generales para la reducción de amoníaco,
  • y los requisitos del olor en relación con los vecinos.
LOS LÍMITES DE EMISIÓN DE PURINES

El gobierno danés ha establecido límites para “unidades de olor”. Que son admisibles según la proximidad y el tamaño de las propiedades vecinas.

Por ejemplo, no se le permitiría una nueva explotación de cerdo de unas 500 cerdas.  Tendría cerca de 20.000 cerdos de engorde que se construirá cerca de 440 metros de una sola casa, a 850 metros de una granja y 1.110 metros de una zona urbana.

 Cada zona tiene su propio límite medible de olores. Utilizando las mejores técnicas. Estos límites están siendo reevaluados cada año.

Las mediciones de las explotaciones porcinas existentes no son tan estrictas como las nuevas explotaciones en construcción. Pero todavía requieren de mantener un estricto control sobre las emisiones.

En general, el gobierno está buscando una reducción de amoniaco de 30% para los cerdos de engorde y cerdas. Y un 20% para el destete de los lechones.

Si la producción porcina está cerca de un área de la naturaleza sensible están restringidos a sólo 0,7 kg. de nitrógeno por hectárea para las explotaciones individuales. Y  0,4 kg. por hectárea en dos granjas y 0,2 kg. para tres o más granjas.

MEDIDAS DE REDUCCIÓN

Las granjas son capaces de lograr una reducción de las emisiones de amoniaco mediante el ajuste de las técnicas de alimentación. En  el diseño de la granja de cerdos, en particular, el diseño del suelo. Y también a través de la utilización de la limpieza y la tecnología de enfriamiento en la suspensión.

También aconsejan reducir el contenido de proteína cruda en  alimentación.

Para los cerdos de engorde, una reducción del contenido de proteína cruda en la alimentación puede reducir las emisiones de amoníaco en 13-22%. Con la adición de ácido benzoico a la alimentación en un máximo de 1 por ciento no puede haber una reducción de amoniaco de hasta 10%.

Para el destete de lechones no hay posibilidades de reducir las emisiones de amoniaco a través de una reducción en el contenido de proteína cruda en la alimentación. Pero la adición de ácido benzoico puede tener algún efecto.

Para cerdas la reducción del contenido de proteína cruda en la alimentación puede reducir las emisiones de amoníaco por 8 -16%.

El uso de piezas de pisos sólidos y una buena gestión de los galpones puede ayudar a reducir las emisiones de amoníaco entre un 17-34%. También puede reducir el olor en un tercio.

El uso de un sistema de refrigeración también puede reducir el calor en los galpones de cerdos. También puede tener la capacidad de reducir el amoníaco en un 10%.

VENTILACIÓN Y PURIFICACIÓN DEL AIRE

Los sistemas daneses también están estudiando el uso de la acidificación en suspensión para reducir el amoníaco. Y el uso de sistemas de purificación de aire biológicos y químicos para reducir tanto el contenido de amoníaco como el olor.

Mediante el uso de un sistema de limpieza de aire parcial y la limpieza de 20% del aire. Tanto en verano, cuando se utiliza la ventilación completa en la granja de cerdos. Y en el invierno cuando la ventilación se restringe, un 60 por ciento del total de aire utilizado durante el año se limpia.

Sin embargo, la utilización de las nuevas tecnologías, incluyendo la acidificación y la limpieza y sistemas de refrigeración añaden costes a la producción. Y si bien pueden tener un efecto en la reducción de la cantidad de amoníaco producido tal vez no tengan un impacto significativo en el olor alrededor de la granja.

Fuente RAZAS PORCINAS 2017

SIGUE LEYENDO… GRANJAS CON FUTURO

 

Encuentra en nuestras webs soluciones eficaces para tu granja

 

http://www.tracteair.com/es

 

http://www.tratamientoalimentoanimal.com/es/

A %d blogueros les gusta esto: