BIOSEGURIDAD

El nivel de bioseguridad de las granjas de porcino españolas es el más alto del mundo.

La peste porcina africana (PPA) es el tema por excelencia. En este marco, el presidente de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (Interporc), Manuel García, destaca el alto nivel de bioseguridad de las granjas de porcino españolas. “El más alto de toda la Unión Europea y, por qué no decirlo, del mundo, lo que nos permite mantener a nuestros animales libres de enfermedades”.

La Peste Porcina Africana

La bioseguridad en el sector porcino adquiere una importancia capital en la actualidad, ya que hay muchos factores que hacen que las explotaciones porcinas estén sometidas a un alto riesgo en relación a la entrada y difusión de enfermedades infecto-contagiosas. Entre estos factores destaca el aumento de riesgo por la circulación de ciertas enfermedades en zonas cercanas a nuestro país, como la Peste Porcina Africana (PPA).

La PPA es una enfermedad vírica que afecta a cerdos domésticos y jabalíes de cualquier edad incapaz de causar infección en humanos. Está incluida en la categoría de enfermedades de declaración obligatoria, lo cual implica la obligatoriedad de comunicación a los servicios veterinarios oficiales de cualquier indicio de la enfermedad, así como la aplicación de estrictas medidas de control en caso de confirmación. Actualmente está presente en países del Centro y Este de Europa, en Asia y en el continente africano.

Infección

La infección en los cerdos se produce comúnmente por contacto directo con cerdos infectados, por ingesta de restos de carne porcina infectada o de productos cárnicos porcinos infectados no procesados y/o por contacto con vehículos, equipamientos y personas contaminadas.

En estos momentos, la PPA es una enfermedad muy temida para los ganaderos y productores españoles. Por ello, desde la Administración se demanda que en todos los casos sospechosos, el diagnóstico debe confirmarse mediante análisis de laboratorio. Estos análisis incluyen la identificación del virus por PCR, el aislamiento del virus y la presencia de anticuerpos en el suero. Por ello, en caso de sospecha de peste porcina africana en un matadero o medio de transporte, es imprescindible avisar a los Servicios Veterinarios Oficiales para enviar muestras al laboratorio y poder confirmar o descartar la sospecha, así como parar la línea de matanza.

Ante esta situación de alerta, Manuel García participó en la última edición de Sepor con un discurso en la II Gala Sepor de Oro, que se celebró en Lorca (Murcia) en el seno de la feria. Durante su intervención, García destacó el buen estatus sanitario de la cabaña porcina española, lo que permite mantener los animales libres de enfermedades, pero aseguró que “no podemos bajar la guardia y debemos seguir trabajando tan duro o más como hasta ahora en esta materia”

Buen status sanitario granjas españolas
Manuel García, presidente de Interporc, destaca el buen estatus sanitario de las granjas españolas.

El deber del sector, puntualizó, es “intensificar y extremar las medidas de bioseguridad a lo largo de todo el proceso productivo. En las granjas, en el transporte y en los mataderos, para evitar cualquier enfermedad que pueda amenazar a nuestros animales”.

En este sentido, añadió que “debemos hacer las cosas cada vez mejor, seguir invirtiendo para mejorar las condiciones de vida de nuestros animales y apoyarnos los unos a los otros, trabajar en equipo para combatir en equipo cualquier amenaza”.

El presidente de Interporc explicó que España hace años que cuenta con una legislación específica en relación a la ordenación del sector porcino. Lo que permite especificar por normativa los requisitos de bioseguridad que deben cumplir todas las granjas españolas para poder desarrollar su actividad ganadera. “Lo que avala que seamos el modelo de producción más garantista del mundo con la salud y el bienestar del ganado”.

 

Fuente Interempresas.net 14/11/18

HEPATITIS EN CERDOS

Casi el 50% de los cerdos de granja portan hepatitis E

Alertan al MSP por pacientes infectados con la enfermedad.

La hepatitis E, una enfermedad hepática causada por un virus (el VHE) que portan los animales como los cerdos. No representaba un dolor de cabeza para técnicos y jerarcas de salud pública. Hasta hoy. Es que la Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina alertó hace días al Ministerio de Salud Pública (MSP). Luego de identificar que casi el 50% de los cerdos de granja de todo el país portan el virus que transmite la enfermedad, casi nada conocida en la región.

Una investigación de los médicos Victoria Mainardi, Santiago Mirazo y Solange Gerona denominada “Hepatitis E. Una zoonosis emergente de creciente impacto en la salud” en la que se relevaron granjas de todo el país. Encontró que el 46,8% de los cerdos portaban el virus y que el 16,6% de las muestras destinadas al comercio o manufactura de productos obtenidos de hígados de cerdos de mataderos de la zona sur del país estaban contaminados con VHE por genotipo 3, para el que no existe aún una vacuna, indicaron sus autores.

Vhe

Pero por otro lado, el estudio reveló que el 15% de los jabalíes revisados presentaba evidencias de infección por VHE y detectó “recientemente la circulación de VHE genotipo 1 en matrices acuáticas (aguas residuales y cañadas peridomiciliarias) en Canelones”.

El informe todavía no es conocido por algunos jerarcas del gobierno, indicó una fuente oficial a El País aunque una de sus autoras. Solange Gerona, señaló que ya se alertó al MSP de la situación. La fuente explicó que “todos los cerdos que se faenan en los frigoríficos son inspeccionados por veterinarios del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y sus productos controlados a lo largo de la faena”. A su vez, apuntó que “el grueso de la carne de cerdo que se consume en el abasto es importada, el grueso viene desde Brasil, segundo productor mundial”. También viene carne de Estados Unidos, Chile, Canadá, Dinamarca, España y otros países que hacen punta en la producción suina.

Un empresario del sector de chacinados dijo a El País luego de consultar por el tema a una veterinaria especializada en zoonosis. “Es la primera vez que escucho esto, acá no existe, no se ha detectado, acá los hígados de los cerdos van al digestor sanitario porque comercialmente no tienen aplicación”.

Ayer el profesor grado cinco y director de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina, Julio Medina, escribió en la red social Twitter: “El cerdo doméstico y el jabalí son los principales reservorios del virus (…) Hemos tenido pacientes con falla hepática fulminante y también hepatitis crónicas”, advirtió.

Más casos.

Gerona recomendó a la población evitar consumir paté de cerdo y alimentos que contengan hígado de este animal crudo o no cocido.

Además, señaló que se detectan nuevas consultas por diferentes tipos de hepatitis y que la población consulta cada vez con más frecuencia por cuadros de la enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que cada año hay unos 20 millones de casos de infección por el VHE, que producen 3,3 millones de casos sintomáticos de hepatitis E (1). La OMS estima que en 2015 la hepatitis E provocó aproximadamente 44.000 defunciones a nivel mundial (lo que representa el 3,3% de la mortalidad debida a una hepatitis vírica).

La hepatitis E suele ser autolimitada, pero en algunos casos puede ser fulminante (insuficiencia hepática aguda). Afecta a todas las zonas del mundo, pero su prevalencia es mayor en Asia oriental y meridional.

El diagnóstico de la hepatitis E suele basarse en la detección en la sangre de anticuerpos IgM específicos contra este virus. Esta prueba resulta suficiente en las zonas en las que es más frecuente.

Se previene con higiene, pero su vacuna solo está en China

Los autores del informe recomiendan lavarse las manos después de ir al baño, antes de comer, y antes de manipular alimentos. Además, sugieren beber agua “de origen seguro” y “no consumir derivados porcinos que contengan vísceras sin cocción o cocción inadecuada y mariscos bivalvos (mejillón, almeja) a la población inmunodeprimida”.

La única vacuna aprobada para prevenir la enfermedad está disponible únicamente en China, y “es diseñada para proteger contra el genotipo 1, si bien confiere protección

cruzada para el resto de los genotipos”. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen al menos cuatro genotipos distintos: “el 1 y el 2 solo se han encontrado en el ser humano, mientras que el 3 y el 4 circulan en varios animales (entre ellos los cerdos, jabalíes y ciervos) sin causarles enfermedad, e infectan ocasionalmente al ser humano”. En Uruguay se identificó el 3. El virus se excreta en las heces de las personas infectadas y entra en el organismo humano por el intestino. Se transmite principalmente a través del agua de bebida contaminada. La infección suele ser autolimitada y se resuelve en 2-6 semanas, pero a veces causa una enfermedad grave, denominada hepatitis fulminante (insuficiencia hepática aguda), que puede ser mortal.

Según informa la OMS, la enfermedad es frecuente en países con escasos recursos y acceso limitado a servicios esenciales de suministro de agua, saneamiento, higiene y salud. En estas zonas puede aparecer en brotes o de forma esporádica. Los brotes suelen producirse tras períodos de contaminación fecal del suministro de agua de bebida y afectan a cientos o miles de personas.

 

Fuente El Pais 2/8/18

LA HUELLA ECOLÓGICA DEL METANO

El metano del sector ganadero representa el 14,5% de las emisiones causadas por la acción del hombre

Está en marcha un proyecto europeo en Italia, Francia, España e Irlanda. Con el fin de reducir la huella del sector un 15% entre 2015 y 2025.

Por el momento “están analizando las prácticas en cada uno de los sitios para verificar su impacto ambiental”.

Más que limitarse a reducir las emisiones de metano, uno de los gases de efecto invernadero, la ganadería está afrontando el problema del cambio climático como una oportunidad para aumentar su productividad y mejorar su imagen.

En los establos de bovino del Véneto, región del norte de Italia, los ganaderos se sienten “en el punto de mira de la opinión pública”. Apunta a Efe por teléfono Andrea Scarabello, responsable técnico de la asociación Unicarve, que aglutina a unas 800 empresas cárnicas de la zona.

No es para menos, justifica, con la creciente preocupación que existe por las condiciones de vida de los animales, los muchos recursos utilizados o la contaminación por el metano que se genera durante la digestión de vacas y otros rumiantes.

Esto último causa un 40% de los gases de efecto invernadero de la ganadería. Sector que representa el 14,5% de todas las emisiones vinculadas a la acción humana. Según datos de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Más que centrarse en el metano, la ganadería se está sometiendo a un examen de conciencia completo. Y, en opinión de Scarabello, se busca “salvaguardar las empresas y sostener una actividad” con la que muchos han mejorado su bienestar.

Unicarve es uno de los participantes en un proyecto europeo desarrollado en cuatro importantes países productores de ganado (Italia, Francia, España e Irlanda). Tiene el fin de reducir la huella del sector un 15 % entre 2015 y 2025.

Por el momento, comenta el experto, “están analizando las prácticas en cada uno de los sitios para verificar su impacto ambiental”. Lejos de toda tentación vegana por renunciar a la carne, los ganaderos prefieren promover técnicas innovadoras y más sostenibles que las actuales.

Otros procesos contaminantes

Queda mucho espacio para la acción en la ganadería. Relacionada también con otros procesos contaminantes como el cambio de uso de la tierra. (La expansión de pastizales y cultivos forrajeros en detrimento de los bosques), la utilización de nitrógeno como fertilizante químico para piensos. El consumo de combustible fósil, el manejo del estiércol o el transporte de productos.

El especialista de la FAO Henning Steinfeld llama a “intensificar la producción de animales rumiantes para hacerla más productiva”. Principalmente en los países en desarrollo, de forma que bajen las emisiones.

Al fin y al cabo, los animales de ganado necesitan alimentarse y no dejan de tomar energía durante toda su vida. Tanto que consumen un tercio de todos los cereales que se cosechan en el mundo. Enfatiza Steinfeld, que considera importante mejorar los piensos y la sanidad animal si se quieren evitar pérdidas.

¿Otras opciones?

Hacer uso de productos o restos biológicos en la alimentación de los animales. Y detener la degradación de los pastizales para capturar carbono y compensar otras emisiones.

Para Lini Wollenberg, del Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (CGIAR). La decisión lograda en la Cumbre del Clima de Bonn (Alemania) del año pasado con el fin de analizar el impacto del sector primario, ganadería incluida, en el cambio climático refleja “la necesidad y la oportunidad de actuar ahora”.

A su juicio, la resistencia de los ambientalistas y la preocupación por no dañar la seguridad alimentaria han supuesto un freno en ese campo. Si bien está creciendo el interés por una ganadería más sostenible en países productores como Brasil.

En Kenia, por ejemplo, se está ayudando al sector privado a reducir las pérdidas en la producción de leche. En Indonesia, los pequeños ganaderos están aprendiendo a gestionar mejor los abonos. Y también a  reciclarlos como fertilizante para disminuir las emisiones, entre otros proyectos.

No hay una estrategia única. “Para aumentar la seguridad alimentaria los sistemas extensivos (donde los animales pastan en grandes terrenos) no son suficientes. Y los intensivos (típicos de la cría controlada en establos) tienen un alto impacto ambiental”. Afirma Wollenberg, para quien no queda más que adaptarse a las condiciones de cada caso en particular.

 

Fuente 20 minutos 8-2-2018

 

ENERGÍAS RENOVABLES

Doce granjas de Fuerteventura funcionan con energías renovables

En un comunicado, el Cabildo majorero señala que estas ayudas han posibilitado la instalación de módulos fotovoltaicos.  Están en las granjas de Rubén Curbelo y Soraya González, ubicadas en La Oliva.

Doce granjas ganaderas de Fuerteventura ya funcionan con energías renovables de origen fotovoltaica. Gracias a la convocatoria de subvenciones para la electrificación mediante energías renovables. Que están dirigidas a explotaciones ganaderas no conectadas a la red de 2017 convocada por el Cabildo.

El presidente del Cabildo majorero, Marcial Morales, indica que “con estas dos nuevas explotaciones, ya son doce las granjas de la isla que funcionan con energías renovables. Gracias a esta línea de subvenciones. Lo que significa que se avanza con decisión en la apuesta por aprovechar las energías limpias y facilitar el trabajo al sector primario”.

NUEVA CONVOCATORIA

Morales anuncia además que “próximamente se pondrá en marcha una convocatoria más amplia. Para que la población de Fuerteventura pueda seguir beneficiándose de este nuevo modelo energético en ámbitos como la vivienda, la industria y la movilidad”.

Por su parte, el alcalde de La Oliva, Isaí Blanco, apunta que “es una prueba más del apoyo que las instituciones brindan cada vez más al sector primario. Para que las explotaciones se involucren progresivamente con el desarrollo sostenible y obtengan un importante ahorro”.

Esta línea de ayudas permite el autoabastecimiento energético de la granja de Rubén Curbelo. Una explotación que trabaja con 900 cabras. Mediante la instalación de 96 módulos de energía fotovoltaica que producen una potencia de 25.440 vatios pico.

Según el propietario de esta explotación ganadera, “la instalación de paneles solares significa un mejor funcionamiento de la granja. Y un importante ahorro económico, ya que el consumo de gasóleo suponía un gasto de unos 2.000 euros mensuales”.

Por su parte, la granja de Soraya González se autoabastece para la producción de leche de unas 300 cabras, gracias a la instalación de 48 módulos fotovoltaicos, que dan lugar a una potencia de 13.800 vatios pico.

La ganadera destaca el gran ahorro energético en el consumo de gasóleo y mantenimiento de motores que ha supuesto la instalación de las placas fotovoltaicas, así como “la posibilidad de mantener encendida la maquinaria de forma permanente con esta tecnología sostenible”.

La empresa Solarland se ha encargado de la instalación de los paneles solares en ambas granjas, concluye la nota.

Fuente rtvc 1/2/18

 

Encuentra en nuestras webs soluciones eficaces para tu granja

 http://www.tracteair.com/es

 

http://www.tratamientoalimentoanimal.com/es/